domingo, 17 de enero de 2010

Daisaku Ikeda: diálogo sobre el Karma y qué sucede después de la Muerte

Hace ya muchos días leyendo el tercer tomo de la Nueva Revolución Humana quedé con ganas de transmitir parte de un diálogo que mantiene Daisaku Ikeda con una miembro de Hong Kong acerca del karma y lo que sucede al morir, está todo muy claro realmente y sería una lástima que quienes no pueden acceder a este libro se lo pierdan. Trataré de resumirlo lo más posible pues es bastante largo, aquí va la primera parte:

Miembro: ¿Qué nos pasa después de morir?

D.I: Su pregunta es extremadamente importante. Elucidar qué ocurre después de la muerte es vital para los seres humanos y para la religión.

En la actualidad, muchas personas parecen creer que la vida está limitada a la existencia presente. Si así fuera, ¿cómo explicar las diferencias que presentan los individuos al nacer? A menos que la vida sea eterna, esta pregunta queda sin respuesta.

Algunos nacen en Japón, otros en Hong Kong, otros en Norteamérica. Hay quienes vienen al mundo en países asolados por la guerra o el hambre. De igual modo, algunos niños nacen en familias ricas y otros, en hogares pobres. Algunos son portadores de enfermedades incurables o presentan incapacidades físicas o mentales. Las circunstancias en las cuales nacemos, como también nuestros rostros y nuestro aspecto, son infinitamente variados. Esto se debe al karma con que iniciamos esta existencia.

Si los seres humanos fueran creados por algún dios omnipotente, todos deberían ser iguales. Si la vida se limita a esta existencia, es inevitable que quienes nacen con mala estrella se resientan con sus padres, soporten una abrumadora impotencia y se dediquen a la búsqueda del placer indulgente. Pues, para ellos, lo único que importa es el presente.
Pero, si examinamos a fondo de dónde proviene nuestro karma, nos damos cuenta de que su origen no pude hallarse sólo en esta existencia. Estamos obligados a reconocer que la vida es eterna.
Basado en la ley causal d la vida, que opera a lo largo de las tres existencias del pasado, presente y futuro, el Budismo revela la causa fundamental del karma y muestra cómo podemos cambiar el que hemos acumulado.

Entonces, veamos qué nos dice sobre cómo se forma el karma. En primer lugar, enseña que lo determinamos nosotros, pues es algo que hemos creado ennuestras existencias pasadas. Aunque resulte un poco difícil de entender, nuestro karma es la acumulación de tres clases de actos: los pensamientos, las palabras y las acciones, o sea, lo que hemos pensado, dicho, hecho y sentido.

Por ejemplo, engañar a otros, causar infelicidad o matar son causas para crear un karma negativo. Y la causa más grave es caer bajo la influencia de enseñanzas desviadas y calumniar la Ley verdadera, por que tales acciones se oponen enteramente a la ley fundamental de la vida.

Ahora, en cuanto a lo que ocurre después de la muerte, nuestra vida se funde con el todo, con la vida del universo. El presidente Toda dijo que la muerte es como ir a dormir por la noche, y que iniciar la próxima existencia es igual a levantarse reanimado para comenzar un nuevo día. La vida es como un ciclo contínuo de sueño y vigilia.

Lo importante es que nuesro karma no se desvanece cuando fallecemos; continúa en la próxima existencia. Es como pedir dinero prestado: la deuda de ayer no desaparece cuando estrenamos un nuevo día. Si morimos desagarrados por el dolor de una insoportable agonía, naceremos con los mismos sufrimientos. Si expiramos llenos de odio o de amargo rencor hacia otros, nuestra próxima existencia transcurrirá en un medio que nos llevará a vivir odiando a los demás. La muerte no nos ofrece la posibilidad de escapar de nuestro karma. Por lo tanto, el suicidio no libera del sufrimiento.
Si, en cambio, logramos establecer un sólido estado de felicidad y terminamos nuestros días saboreando una profunda alegría, naceremos en medio de buenas circunstancias y nos dirigiremos hacia una existencia venturosa.

Al escuchar mi explicación, alguno de ustedes puede pensar: ‘Bueno, si en la próxima vida tendremos que sufrir por nuestro karma, mejor sería no renacer y permanecer en ese estado similar al sueño en el que ingresamos al morir’. Pero ese, no es el caso. Incluso en el período en que nuestra vida está fusionada con el universo, después de expirar y antes de renacer, ella continúa sintiendo el sufrimiento. Es como dormir con pesadillas, porque nos acosan grandes problemas.
Daisaku Ikeda explicó con claridad la cuestión fundamental de la vida y la muerte, para que fuera fácil de comprender y asimilar.

La filisofía y el pensamiento contemporáneos se ocupan, casi exclusivamente, de la vida presente. En cierto sentido, es como ver brotes verdes en la superficie de la tierra, pero permanceer ignorante de las reíces. Por consiguiente, el pensamiento contemporáneo y los sistemas filosóficos no pueden proveer los medios para solucionar el sufrimiento humano a nivel fundamental.

Pronto publicaré la segunda parte de este interesante diálogo.
Posted in
Budismo y Filosofía


http://www.encuentroalternativo.com/daisaku-ikeda-dialogo-sobre-la-muerte-y-el-karma/

2 comentarios:

  1. creo que este libro y este pequeño párrafo es realmente hermoso porque te habla de muchas cosas ciertas.

    ResponderEliminar
  2. Estimado maestro, si así es que debo llamarlo, le comento que soy esencialmente cristiana, es más católica, pero a decir verdad, amo a Cristo, y difiero mucho con ciertas posturas y teorías del catolicismo. Sin embargo, en mi filosofía de vida cotidiana y en lo más profundo de mi existencia, comulgo con el Budismo, hasta me reconozco más budista que cristiana, me autodenominaría
    "una budista cristiana", no sé si esto se blasfemia o ir contra la ley fundamental, pero así me siento. Amo a los avatares de la vida, BUDA, CRSITO, MAHOMA...entre otros, sin embargo me identifico muchisimo con la filosofÍía del budismo, aunq sé q es una religión, a decir verdad, he corroborado que encasillarme en una, no es bueno para mi espiritualidad, es más hablaría para mi ser de una "religión universal-cosmopolita", aunque sabemos que no será jamás aceptado diho concepto, ni en teoria ni en la practica, dado que cada religión cree tener la verdad absoluta, y desde mi humilde opinión, eso es limitado, y nos lleva quizás al fanatismo, o a vivir en el convencimiento que sólo lo nuestro es lo que vale.
    Igualmete, convivo con ambas, en mi vida cotidiana, canto DAYMOKU "NAM MIOJO RENGUE KIO"..lo escribo como lo pronuncio al cantar, y me acerco en comunión con mis hermanos cristianos en algunas oportunidades cada tanto en la iglesia catolica, es decir, TODOS LOS DIAS CANTO Y DECIDO..Y en algunas oportunidades comparto el cristianismo y PIDO...a mi SEÑOR!
    Me despido, y no me siento confundida, con ambas filosofías o religiones, y los efectos de esta combinación son sorprendentes.
    Lo saludo, y lo admiro.
    Cecilia L. Alvi.

    ResponderEliminar

Hola AMIGO SOKA aca puedes dejarme tu comentario, desde ya BUENA FORTUNA